Terminar la adicción. Comenzar la vida.

24 hours direct contact

0800 / 55 747 55 from abroad +49 180 / 55 747 55
Contact form

Adicción a los medicamentos

En la adicción a los medicamentos (p. ej. sedantes, hipnóticos y analgésicos) se aplican criterios de diagnóstico y síntomas parecidos a los de la adicción al alcohol. No obstante, las personas que necesitan un medicamento por motivos médicos también sienten dependencia. A la inversa, también se puede justificar una ingesta inoportuna. Al fin y al cabo, los límites de los remedios para las sustancias adictivas suelen ser difusos. También existe la dependencia de pequeñas dosis, p. ej. en el caso de las benzodiacepinas.

Se calcula que en Alemania hay 1,4-1,9 millones de personas dependientes de los medicamentos, las personas mayores sufren problemas por la ingesta prolongada de sedantes. El 5 % de los medicamentos poseen un potencial adictivo propio. Desempeñan un papel fundamental las benzodiacepinas y las “sustancias Z”. En su caso suele existir una polidependencia y principalmente una dependencia a los opiáceos. Además, existe una tolerancia cruzada entre las benzodiacepinas, los barbitúricos, el alcohol y el clometiazol. Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el diclofenaco, el ibuprofeno y la propifenazona también se consumen de manera abusiva. Los analgésicos compuestos con p. ej. ácido acetilsalicílico, paracetamol y cafeína (thomapyrin intensivo, etc.) crean habituación.

Queremos ofrecerle una breve visión general de las sustancias que se emplean:

  • Las benzociacepinas son: p. ej. rohypnol, tavor, diazepam, adumbran, lexotanil, rivotril
  • Los analgésicos-benzodiacepinas o sustancias Z son: p. ej. zopliclon, zolpidem y zaleplon (sonata)
  • Los opiáceos son: p. ej. morfina, hidromorfona, oxicodona y fentanilo. Los opiáceos también incluyen a la heroína y al polamidon
  • Los analgésicos-opioides son p. ej. tilidin, tramadol, buprenorfina y codeína

 

Apenas se puede definir a los grupos de riesgo específicos para la dependencia, los indicadores claros se pueden distinguir de manera incorrecta. Muchas personas se sienten desbordadas por las exigencias de su trabajo y relaciones, esto aumenta por la presión de la competencia en una sociedad centrada en el rendimiento. Los medicamentos se toman, precisamente cuando las competencias propias no son suficientes, como medio para superar las cargas externas y las tensiones interiores, especialmente cuando el equilibrio entre el trabajo y la vida está dañado, falta relajación y no se logra el descanso.

Las enfermedades en las que suele aparecer una dependencia de los medicamentos son síndromes depresivos, trastornos de ansiedad, trastornos de personalidad, síndromes de dolor crónico y una enfermedad de adicción ya existente.

Después de que estos medicamentos también sean recetados por los médicos con frecuencia, las personas afectadas no suelen ser conscientes de ningún problema en particular. Según el reglamento alemán de gestión farmacéutica, los farmacéuticos también están obligados a negarse a facilitar el medicamento en caso de sospecha de una ingesta abusiva. De todos modos en este punto se parte de una importante cifra negra. Esto también se debe a que generalmente las personas afectadas no se encuentran en un estadio avanzado de la enfermedad que llame la atención o acaban de entrar en él, y durante mucho tiempo están muy bien integradas en la sociedad, y parecen adaptadas y orientadas a su rendimiento.

Generalmente un tratamiento de desintoxicación dura más que en el caso del alcohol. Algunos medicamentos pueden formar depósitos hasta 2-3 semanas, de manera que los síntomas de abstinencia pueden aparecer después de este periodo de tiempo. Los tratamientos de desintoxicación de medicamentos requieren un plan de terapia muy individualizado que nuestra clínica crea con el paciente.

En nuestra clínica realizamos un tratamiento fraccionado, p. ej. en el caso de las benzodiacepinas, con acompañamiento de medicamentos y con la protección contra accidentes con un antiepiléptico con un estricto seguimiento de la situación del metabolismo, sistema circulatorio y corazón. Nuestro concepto permite un acompañamiento psicoterapéutico lo suficientemente intensivo y completo en el tratamiento de la adicción y en la rehabilitación. Tratamos con el mismo enfoque las comorbilidades psíquicas, psicosomáticas y físicas.

El paciente vuelve a aprender a sentirse a sí mismo y a su propio cuerpo, a percibir y expresar sus sentimientos y necesidades de manera diferenciada, a gestionar conflictos y a encontrar nuevas soluciones compatibles con sus problemas. En menor medida también se tiende a distinguir el dolor mental del físico y a tratarlo con analgésicos, en lugar de sentir tristeza o rabia.

You are interested in our offer? Request a non-binding consultation now





Bitte beachten Sie unsere Angaben zum Datenschutz.